Entrenamiento en emergencias obstétricas basado en simulación

La simulación es una herramienta muy poderosa para la adquisición de habilidades técnicas y no técnicas en la formación en Obstetricia y Ginecología a todos los niveles.

En un reciente informe de la American Association of Medical Colleges se ponía de manifiesto que la simulación clínica se usaba para enseñar obstetricia en la mayoría de las facultades de Medicina y programas de residencia y que cada vez era más utilizada en programas de entrenamiento en la especialidad en medicina fetal. Se hacía referencia explícita a que el 81% de las facultades de Medicina utilizaban la simulación como método de hacer feed back en la formación, en la evaluación se utilizaba en un 56% de las escuelas  y como método de recuperación de las asignaturas en un 37%. Un 16% utilizaba la simulación como método de recertificación y validación(1).

Esta realidad no es algo que nos hayamos encontrado en el siglo XXI, sino que la formación en la asistencia al parto es una de las primeras experiencias en formación basada en la simulación de la que se tiene constancia en la literatura. Ya en el siglo XVIII las matronas y ginecólogos se entrenaban en la asistencia al parto a través de fantomas o de pelvis construidas con trapo y cuero.

Entrenamiento en Obstetricia desde la facultad
La formación pregrado en obstetricia se está alejando de las clases magistrales más o menos apoyados por elementos audiovisuales y se acerca cada vez más a la incorporación de nuevas tecnologías de entrenamiento basado en la simulación, que conlleva formarse en grupos de trabajo con una gran carga práctica y con discusiones posteriores para comentar aún más los conocimientos adquiridos.

Varios trabajos en la literatura han mostrado cómo la simulación en obstetricia es muy útil en la formación de estudiantes de medicina.

Jude et al. mostraron cómo los estudiantes que practicaban partos en simuladores se sentían más capaces de atender partos vaginales con mínima supervisión que aquellos que no los habían entrenado en el simulador(2). Dering et al.(3) separaron a los alumnos en dos grupos durante su rotación por Obstetricia y Ginecología. Uno de los grupos se entrenó siguiendo la metodología estándar y otro se entrenó a través de la simulación.

Cuando uno de los grupos se entrenó con el simulador y se compararon la adquisición de habilidades y la confianza del alumno en ponerlas en práctica, se demostró que los alumnos entrenados a través de la simulación obtenían mejores resultados que los que no habían sido entrenados así. En un estudio similar se demostró que la simulación ayudaba a los alumnos a tener mucha más confianza a la hora de asistir partos durante su rotación por obstetricia.

La simulación con maniquíes de alta definición también es muy útil para ayudar en el entendimiento de la fisiología del mecanismo del parto tal como ha sido publicado por Scholtz(4). En la formación obstétrica para los futuros médicos generalistas hay talleres de habilidades no técnicas que seguramente también son útiles en otras áreas de conocimientos. La simulación forma parte de la evaluación clínica objetiva estructurada.

Entrenamiento en programas de residencia
La transición de un estudiante de medicina a residente de ginecología y obstetricia puede ser difícil. A menudo los nuevos residentes se sienten inseguros a la hora de desempeñar las nuevas tareas. En 1999 la Accreditation Council for Graduate Medical Education (ACGME) lanzó el programa Outcome Project, centrado en los programa de residencia con tres objetivos principales: cuidado del paciente, conocimiento médico, aprendizaje práctico basado en sistemas (simulación)(5).

Desde entonces, todos los programas de residencia de todas las especialidades en EE UU se han modificado para cumplir con estos objetivos. Hay numerosa evidencia en la literatura sobre la integración de los métodos de simulación clínica en la mejoría de los conocimientos y habilidades técnicas y no técnicas de los residentes de obstetricia y ginecología(6-9).

La mayoría de estos programas de entrenamiento tienen que ver con la emergencia obstétrica y se utilizan en la formación de médicos de familia y de médicos de urgencia extrahospitalaria.

Los programas de entrenamiento basados en simulación han conducido a programas de evaluación de la competencia en la asistencia a patología crítica. Esta deriva nos llevará a poder evaluar ciertas competencias de los futuros especialistas a través de exámenes clínicos objetivos y estructurados(10).

Subir